Ya estamos rucos para la semana de las juventudes.

Por el Rolo.

 

Recuerdo esos primeros conciertos a los que asistí al Zócalo con mis compitas de la prepa. Eran organizados por el mismo programa que nos daba becas: PREPA SÍ.

La neta no estoy seguro de la temporalidad, pero sé que, al menos una vez al mes, íbamos a ver a alguien que estaría gratis en el Zócalo.

Era una gran noticia, hasta Saúl lo afirmó un día que tocó con Jaguares en la plancha. Desde la década de los 70 estaba “prohibido” el rock en la calle, eso llevó a los pinshis grupos como Boteliita de Jerez, el TRI y hasta MOLOTOV a clavarse en garajes, con una lógica muy beat neak.

Al final esos tiempos pasaron y se abrieron de nuevo las oportunidades para hacer toquines públicos y más perrón todavía, gratuitos. 

Vi muchas bandas en la plancha del Zócalo wey, no mames. A los Estrambos, los de Abajo, la Maldita, Jaguares, la Cuca, la Casta, la Lupe, Fobia, y ya, que si las enlisto todas, va a parecer cartel del Vive Latino. No importa cuándo leas esto. 

En fin, el rollo es que después de terminar la universidad me convertí en un chavo ruco que le mama seguir yendo a esos conciertos en el Zócalo, y tampoco es mi culpa, al chile topen las bandas y díganme si no parece que México se quedó eternamente en el pinche 1990.

El rollo es que, ahora ya no son los de prepa sí, sino: la Semana de las Juventudes. Que ha tenido buenos carteles, una vez cerraron con Caifanes, y de gratis, pos jalo.

La última edición del festival estuvo buenazo también tuvimos a la Maldita de nuevo y al TRI. También tocaron ciertas bandas más jóvenes o no tanto, pero que le dan frescura al festival. Estuvo LNG SHT, los Rastrillos, el IMS, Comisario Pantera, Rey Pila, pero lo que más disfruté fue Titán y Los Pixies. 

La neta tampoco es que sea tan punk, pero la manera en que ejecutaron los Pixies fue fenomenal, por algo son el bandón que son. El Zócalo no estaba cagado, pero sí lleno y pos la banda nomás fue a topar Where Is My Mind, la mayoría pues. Tampoco voy a negar que hubiera por ahí uno que otro conocedor que sí se la sabanas y venía con tokio. 

Titán me gustó desde que los descubrí, justo después de una Semana de las Juventudes que escuche a Silverio con The Wookies y me puse a investigarlos. La neta es que en vivo también rifan, es un concepto chingón, con músicos chingones y rolas chingonas, jajajaja. No me prendió tanto como cuando vimos a Fat Boy Slim, pero sí estuvo sabroso.

Los nefastos fueron los de DLD, con errores de ejecución, de ecualización, el vocal la cagaba, se le olvidaban las letras, cantaba fuera de tono, y se le iba el pedo con los acordes de rolas que son de 3 notas, no mames. Creo que todas son iguales, jajaja. 

Ojo, que me queje de DLD no quiere decir que no tengan un par de rolitas que sí me pasan, no porque sean magistrales musicalmente hablando, sino porque pasan pues. Y para acabarla de chingar, el pinche Paco Familiar se pasaba de verga queriendo dar discursos de igualdad y calidad moral en tiempos de la incompetencia para entender la otredad, pero terminaba diciendo pura mamada, o con ideas inconclusas. En fin nefasto. 

Pero bueno, más allá de las cosas que sí y cosas que no, la neta ya no estoy en edad para pasar más de cuatro horas parado en medio del slam, igual estuvo chido porque descansé un ratito cuando fui a hacer pipi. Nota: cuando vayan a un concierto y lo primero que les preocupe es dónde está el baño, es porque ya están viejos.  

El TRI tiene una energía incontrolable, la Maldita, como siempre haciendo uso de sus dotes místicos para una noche inolvidable y los demás compitas dando el ancho que esperas de un evento gratuito en el Zócalo. Menos DLD, jajajajaja, todo intenso. 

Me quedo pensando que la Semana de las Juventudes es una buena plataforma para despegar nuevos talentos mexicanos. Entiendo perfecto que si no tienes un headliner conocido o de gran nombre, la banda no va a jalar, pero también hay que arriesgarse a tener nuevos proyectos musicales en la escena. No toda la música en México es el canon del rock en tu idioma, ni los culerillos estos que llevan nomás porque suenan en la radio por ser hijos de conductoras famosas.

El festival se llama: LA SEMANA DE LAS JUVENTUDES, no mamen, debe haber música joven. Para ver a los de siempre ya está el Vive. 

Bueno, no hagan corajes, beban agua y siempre, siempre, póngale un toque de psicodelia a su aura, decretando cosas positivas ante el universo y el dios del valeverguismo.

Nos leemos alotra, en el PINSHI DIABLO. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: