Somos un mismo Barrio

 

Por el Diablo.

Tenía mucho tiempo que quería compartirles mi opinión sobre el trabajo que hace Thell Barrio. Una banda que toca con un chingo de huevos, identidad y talento.

Mi primer acercamiento fue hace un buen rato, todavía decía que estudiaba y daba mis primeros pasos en la profundidad del Metal Mexicano. En estas exploraciones con mis carnales Eber, Rodrigo y Fernando; topamos a Thell Barrio. No pudimos evitar la relación Brujería – Asesino – Thell Barrio.

No sólo por lo visual, muy en lo profundo sus letras tienen un mensaje y sus atuendos un sentido. Búsqueda del rescate y la identidad de un pueblo abatido por la violencia, el malinchismo y la pobreza.

Con vivencias que muchos hemos tenido, tenemos o tendremos. La realidad de un México fracturado y dividido por tonterías, mala administración y conformismo. Son en sí mismas un grito por el cambio, para alzar la mano y decir “así no se hacen las cosas, compa”.

He logrado verlos varias veces en vivo y siempre desde primera fila (el mosh ayuda mucho a llegar a esos lugares, jajaja). La experiencia es única. No te hablan como una banda, son carnales que vienen a presentar su propuesta, de carnal a carnal. Son muy cercanos a su gente, como el gran Barrio que quieren formar y que discursan en cada presentación, unidos y disfrutando de lo que tanto nos gusta: la Música.

Musicalmente, son una mezcla de un Metal brutal con percusiones clásicas de la música latina. Una voz potente, que impone en sus presentaciones, un bajo y batería con mucha presencia, que desarrollan una base poderosa y unos sonidos de lira con chingos de power; Thell Barrio ofrece una excelente propuesta en cada entrega.

​Ya veo lejano aquel “Locos Hijos del Sol”, con el que los descubrí. Con buenos break downs que inevitablemente te harán mover la mata y con sus cambios de ritmo estarás ansioso por entrar al mosh en cuanto se arme.

Repito, es una música de consciencia, de los de abajo, con mucha energía. Como se supone debería ser el Rock y Metal (no soy tan trve, pero bandas como esta me recuerdan ese sentimiento outsider y de lucha), una verdadera banda de un Barrio del Guanatos que le grita al mundo (sí claro, su talento los ha llevado a muchos lugares del mundo) ¡No me conformo y partiré la madre con quien sea necesario!

En pocas palabras, Thell Barrio es un ejemplo de banda para los que le andamos jugando al músico. Con su gran trabajo han demostrado que se puede siempre y cuando le eches un chingo de huevos y como dicen:”¿Quieres respeto?”, como el Barrio, “¡Gánatelo!”.

Les dejo la rola con la que conocí y me convencí de este proyecto:

Anuncios

¡Ah, Cabrón!

Por el Diablo.

​Este fin de semana me di cuenta de que llevo compartiendo escenario con estos carnales unos 5 años aproximadamente. Ya se ve lejano ese rock en las Licuadoras en que los topamos por primera vez.

Si alguien ha podido verlos en vivo, compartirá conmigo el sentimiento de sorpresa. No se ven como los clásicos metaleros; greñudos, tatuados y rudos, son unos carnalitos bastante tranquilos y buen pedo. Parecen las personas más tranquilas del mundo hasta que se trepan al escenario a tirar riffs.

Pero pasemos a lo macizo:

ca-bron2_orig

Estos carnales son directos. En sus rolas hay esas notas de rebeldía, protesta y ganas de echarle huevos a las cosas. Tienen una base poderosa llena de cambios y breaks que te mantienen al tanto de la música sin olvidar las letras que complementan muy chingón.

Con cada rola te dan ganas de saltar y meterte al mosh. Sin embargo, también tienen por ahí rolas como “Ansiedad” que se sienten nostálgicas, tristes y profundas.

Es una buena banda con la que espero seguir compartiendo y creciendo para tocar cada vez mejores rocanrroles.

Échense un taco para que se animen a verlos:

We are all we have!

Por el Diablo.

​Los punks, esos carnales que topamos en toquines, en el Chopo, en las pedas. Hermanos cercanos al movimiento metalero, con quienes compartimos escenarios, putazos en el mosh y sobre todo, ganas de hacer música.

​Me topé con este documental en Netflix y fue una grata sorpresa. Primero porque lo patrocina Vans y me hizo recordar que en México es más fresa y ha dejado olvidada a esa banda y segundo, porque me di cuenta de todas las similitudes que sufrimos, sin importar de qué lado de la frontera nos encontramos.

Mucha de la actitud Punk y Metal viende de los principios del Rock, como dirían por acá, “no se niega la cruz de tu parroquia”. Pero no sólo los aspectos que se han masificado, sino en sus orígenes, en su mensaje y en su lucha.

La lucha de los outsiders y de los que nos dedicamos a esto del ruido macizo, es contra la muerte, la opresión, la injusticia y la discriminación. Como todos los demás, somos personas y aunque no sabemos qué traen los demás en la cabeza pedimos respeto por lo que somos y luchamos.

lospunks_orig

El documental nos narra la historia de estos carnales en East LA. Donde sus toquines se organizan en patios y bodegas, nada alejado de nuestra escena. Si bien acá encontramos espacios dedicados a nuestra música, allí se vive lo fundamental de este desmadre.

En esos lugares conoces otras bandas, te haces de carnales y contactos para otros toquines. Luchamos porque nuestras rolas se escuchen en más lugares y lleguen a más personas que comparten el gusto por este desmadre. Como es natural, el negocio está presente, no importa si lo haces por el varo o la música. Presenta honestamente lo que haces.

Visualmente es sensato. Se adapta a lo que ofrecen los lugares y el desmadre que se está haciendo, en una parte del documental, golpean a un camarógrafo con una caguama y aunque hace pedo, no se detiene ahí, porque hay que seguirle. Las historias de vida son presentadas y es ahí donde uno se identifica con ellos.

Como bien mencione al inicio, los Punks siempre están ahí. Aunque se hayan perdido muchos de los ideales y se hayan convertido en moda; los de a botas o tenis que seguimos sufriendo lo que en sus inicios desató estos desmadres, vivimos segregados, pobres y con ganas de ser escuchados.

Ni el Punk, Metal o cualquier derivado del Rock se trata de ponerse hasta la madre y reventarse a putazos. Es una forma de apropiación y expresión. Eso se puede ver en el documental. Por eso lo recomiendo, porque es honesto, porque es preciso e inspira. Nos recuerda lo que hace muchos años nos impulso a tomar un instrumento o gritar desesperados porque no hay otra forma de salir.

​Topen el trailer para que se animen de una vez:

The Ripper!

Por el Diablo.
​Me dio un chingo de gusto encontrar el demo de mis carnales de The Ripper ahora que estoy desempolvando los discos. Si la memoria no me falla, Diego (el bajero) me regaló esta copia cuando tocamos en Puebla con Transmetal y Ultratumba, hace unos meses.

Ya llevamos un rato compartiendo escenario y topándonos en toquines, conciertos y festivales. Son una banda de cabrones con huevos y muchas ganas de que su rock se escuche y haga sentir.

Cuando los conocí, todavía hacíamos ruido con Rozner, nos entendimos rápido porque nuestras bandas eran de Heavy old school y teníamos una visión parecida de lo que queríamos hacer con nuesta música. Recuerdo que nos sorprendieron, son una banda con mucha energía en el escenario. Con riffs sólidos y potentes que inevitablemente te contagiarán y una voz potente y aguda que aporta al espectáculo, sobre todo cuando se pone su máscara cuando tocan  “The Ripper”.

A lo que te truje:

20767833_2007008522865649_8215869976316454157_n

En el demo se siente la fuerza que caracteriza a The Ripper, buenos riffs desde el inicio con una base de poder. Los solos se notan trabajados y bien elaborados. Todo el contraste que hacen con la voz hace que se disfrute la experiencia de inicio a fin.

Cuando llegas al último track, una melodía de bajo te recibe. La banda explora diversos planos para construir buen rock. La grabación no ayuda mucho a la excelente calidad de músicos que tiene la banda, espero que pronto tengan un material grabado como DIO manda.

La banda trae propuesta y muchas ganas de salir adelante. Como ahora, espero seguir echando ruido con estos carnales y verlos desarrollar el potencial que tienen. Que siga el rolaqueo.

Tópenlos para que se convensan:

La locura es total: Nick Cave & the Bad Seeds.

Por el Diablo.

 

Por más que escuches sus rolas, por más que veas conciertos en YouTube de sus presentaciones, créeme, no estás listo para todo lo que experimentas en un concierto de Nick Cave & The Bad Seeds. Estos carnales se lanzaron al Pepsi Center y neta que están en otro patín.

Al llegar, topamos que el Pepsi estaba hasta su madre, pero neta hasta su pinche madre. Tenía rato que no lo veía así, tal vez desde Interpol y es que se han estado rifando con los espectáculos que traen, pero definitivamente este queda entre los más remarcables.

Todo el tiempo estás viajando en un mar de melancolía, de un dolor aparente y de una energía inagotable que explota de vez en cuando con las rolas más ponchadas de estos carnales.

A Nick parece que lo posee alguna fuerza sobrenatural porque se vuelve loco el hijo de la chingada. Brinca, patea, grita, convive con el público y te contagia de lo que sea que esté pasando en su cabeza mientras avanza el concierto.

 

Se nota que los carnales disfrutan muy cabrón lo que están haciendo. Te inundan de la pasión y el momento catártico que vivimos al unísono. En ciertos puntos, Nick no sabe qué hacer para sacar eso que trae, avienta el micrófono, corre al piano, toca algo, regresa corriendo en busca de él, justo a tiempo para su parte en la voz.

La banda reaccionó poca madre en todo momento, coreaban, brincaban y, cuando Nick atravesó el recinto entre el público para llegar a otro entarimado en el que animaba a todos a unirse a este aquelarre, se volvieron locos.

Fue una gran noche para la música, para octubre y para conocer gente nueva que disfrutó tanto o más que nosotros este gran espectáculo.

5 rolitas para no olvidar el 2 de octubre

Por el Rolo.

 

Se cumplen 50 años de la matanza del 68. Una consecuencia de la ideología libertaria que floreció a nivel mundial gracias a la juventud, que tuvo el gusto de decirle al mundo: “ey, entre la infancia y la vejez hay un punto intermedio putos, y está chido. Queremos reconocimiento, que se nos tome en cuenta. Nada de dar un salto así nomás de ser crío a ser otro miembro más del proletariado”. 

Hoy estamos aquí para conmemorar la muerte absurda de cientos de estudiantes en manos del pinche Diaz Ordaz y del puto de Echeverría, con una buena dosis de pinshi rock n’ roll sabrosón, para pasar este día como se merece:

 

SR. COBRANZA | BERSUIT VERGARABAT 

Los pibes son buenazos para hacerla de pedo por rollos políticos. Este cover de la Bersuit nos habla de la corrupción política en Argentina por medio de personajes como Carlos Menen, o Domingo Cavallo y Raúl Alfonsín. Sí, la corrupción no es cosa exclusiva de los priistas y los panistas. Rola con especial dedicación para Altillo Santillán (El Perro en esta rola, El León en una de los Cadillacs) y Norma Plá (una brother que murió cantando una rebel melody).

 

MAL BICHO | FABULOSOS CADILLACS

Esta rola siempre me prende, me recuerda que en un mundo de banda tolerante, siempre gana el intolerante. Un canto en contra de las dictaduras, el clasismo, el autoritarismo y todo poder que no busca la igualdad y el desarrollo humano; sino el poder por el poder. 

 

QUE NO TE HAGA BOBO JACOBO | MOLOTOV

El quinto poder, los medios de comunicación domados por el pinshi dinero de los poderosos. Esos medios que hasta hoy siguen jugando con la mente de la banda por muy informada y tecnologizada que esté. Sólo hace falta recordar el circo de las últimas elecciones para darnos cuenta de que la figura de Jacobo no ha muerto. 

 

NO TENGO TIEMPO | EL ROCKDRIGO

El profeta del nopal, el poeta del asfalto. Esta rola es, sin duda, una pieza fundamental para que renazcan esos sueños de juventud y rebeldía. Uno no tiene que vivir su vida en pos de vivir sueños innecesarios y rotos, uno tiene que vivir su vida en pos de ser un ser humano feliz.

 

AVIÉNTAME | CAIFANES

Si bien muchas rolas de Caifanes tienen ese sazón a pensamiento joven y rebelde como: Afuera, Nos Vamos Juntos o El Comunicador; esta rola es, sin duda, el himno al movimiento del 68. “Aviéntame hasta donde puedas y luego ven, a mirar cómo revivo”. Y bueno, mejor versión que la del angústico, no hay, no existe. 

 

PILÓN. NOSTALGIA DE FIN DE SIGLO 

Y ya, pa’ que no digan que soy díscolo, les dejo ésta del buen Alex Lora. Que habla de la nostalgia, de las rebeliones, de que todas las generaciones luchan por lo mismo con la misma música y las mismas garras. Un rolón, que más que hablar de nostalgia por el tiempo, habla del sentimiento de injusticia que 50 años después del 68 no se ha podido alivianar. 

 

Gracias por leer banda, y si van a la marcha les pido pos que acaben antes de las 6 ¿no? Tiren paro, pa’ que no haya un trafical a la hora de salir de la oficina. NOSCIERTO. 

Eight days a week

Por el Diablo.

 

Cuando te (medio) dedicas a la música, te haces a la idea de cómo es un viaje para un toquín, el proceso de grabación, las presentaciones y el equipo adecuado para sonar lo mejor posible en los venues que has conseguido, pero cuando topas lo que significa ser una banda como The Beatles, entiendes la magnitud de lo que significa ser un rockstar.

El cuarteto de Liverpool nos deja entrever su vida entre giras, grabaciones y conciertos. De la mano de Ron Howard, vemos la evolución de la banda en sus early days. Descubrimos cómo la personalidad de cada uno permeabilidades en sus composiciones, en su trato diario y sobre todo en la fuerte unión que tenían, al principio, como banda. Eran una familia que tenía un arduo trabajo constante y esto fue moliendo cada vez más su relación.

A pesar de conocer el final de esta historia, el documental se desenvuelve muy bien. Nos lleva de viaje por los éxitos que marcaron la pauta para el desarrollo de muchas corrientes del rock y que, en consecuencia, se convirtieron en grandes clásicos que muchos conocemos.

En muchos momentos es difícil ponerse en los zapatos de Paul, John, George y Ringo, sobre todo porque no podríamos entender la gran presión que soportaban entre hacer la música que amaban y responder a la demanda de un público creciente que exigía más y más éxitos para identificarse, hacer suyos y cantar a todo pulmón en recintos cada vez más grandes.

Es muy interesante ver cómo fue evolucionando su música con base en lo que estaban viviendo y cómo esto, al final, los llevó a su separación, no sin antes dejarnos con grandes piezas que viajan de los orígenes del rock hacia la psicodelia y los sonidos experimentales.

Es un gran documental que recomendamos ampliamente para profundizar en el camino de los héroes que nos dieron música.

Rolas chidas con referencias vergas

Por el Diablo.

 

Las artes y otros menesteres de la cultura pop siempre han estado íntimamente ligados. Por ejemplo, no podemos concebir mucho del cine sin esos épicos soundtrack que lo acompañan, ¿pero qué pasa cuando es a la inversa? Una pieza musical cuya base se encuentra en libros, cómics, mangas, animes o películas. Hoy vamos a echarle una revisada a esas rolas, no clásicas ni de temáticas evidentes, con referencias chidas que harían al Cap ruborizarse de la sabrosura:

 

  1. Army of Darkness – Crisix.

Haciendo referencia a una gran saga de películas: The Evil Dead. Crisix, gran banda española nos regala una pieza de Thrash de nueva escuela con esos tintes progresivos que los caracterizan:

 

2. ED-209 – Lich King.

Otra gran banda de la nueva ola del Thrash, Lich King nos trae una suculenta referencia a la primera película de Robocop y a su antagonista mecánico. Específicamente se centra en la escena del discurso de presentación:

 

3. F – Maximum the Hormone.

Los titanes japoneses hacen honor a su cultura. Tomando como base uno de los mejores mangas/animes de la historia. F se centra, en el que para mi es, el mejor villano de toda la serie: Freezer. Con el punch medio punk, medio merol de los nipones hacen este rolón:

 

4. Mi verdadera familia – Thell Barrio.

No podíamos dejar a los mexas en este top y cómo atrevernos. El Barrio hace referencia a una de las películas más icónicas de la cultura mexicoamericana: Sangre por Sangre. Con múltiples diálogos va construyendo un discurso sobre lo que somos todos los mexicanos, un mismo barrio:

 

5. Flight of Icarus – Iron Maiden.

Los maeses de maeses de la New Wave of British Heavy Metal: Iron Maiden, hacen referencia al mito helénico de Ícaro, el que voló demasiado alto para escapar del laberinto creado por su padre y así ser capaz de alcanzar sus sueños. La Dama nos regala una gran pieza:

Chingue su madre: el desconecte de la molocha.

Por el Rolo.

Sin duda, MOLOTOV es una de las bandas más pinshis icónicas del rock mexicano por muchas cosas, entre ellas: tener rolas políticamente incorrectas, transgresoras, contenidos que mitigan al gobierno desde los 80 y siguen estando vigentes, por haber escrito una canción que dice puto decenas de veces, y por tener una de las portadas más icónicas de toda la historia del rock en español. 

molotov

Recientemente, se ganaron un lugar en los anales de la historia del rock mundial, cuando MTV los invitó a armar un unplugged. El formato musical que nos ha dejado grandes historias e interpretaciones de rolas super cabronas que te dejan en shock como La Ciudad De La Furia con Soda y Aterciopelados, Where did you Sleep Last Night? del pinshi Kurco, Black de Pearl Jam y conciertos sabrosos de latinos como Alejandro Sanz, Shakira o los Fabulosos Cadillacs. 

A decir verdad, pensé que la propuesta de MOLOTOV en el escenario sería tan cabrona y turbia como sus conciertos en vivo, la Molocha es ruido y guitarras estruendosas, el rap de Randy y el juego de voces de Tito, El Huidos y el Ayala; pero never, la Molocha vino a hacer algo muy consheptual y la shingada. 

Entre las rolas interpretadas en el unplugged está Here We Kum, Hit Me, Gimme The Power, Amateur, Marciano y hasta Puto, rola que ya les da puto tocar porque es políticamente incorrecta. Ya saben, las mamadurías pendejas de la posmodernidad. 

En fin, al principio se siente sabroso, creí que Here We Kum era la entrada a algo que iría subiendo de nivel hasta desgarrarte y terminar en ese estado después de una chaquetilla, en el que ya te vale turbo verga morir o vivir o respirar jajajaja, pero no, el Unplugged se mantiene en una secuencia de rolitas adaptadas a un formato de guitarritas y sonidos raros de piedras.

Durante las otra rolas hay colaboraciones de Ana Tijoux, Money Mark, una oriental que toca los tambores bien loco (Nahoko Kobayashi), un compa que toca un serrucho, otro que toca unas pinshis piedras ALV y la producción de Sylvia Massy, que ha trabajado con los Red Hot, System y Jhonny Cash. 

Personalmente esperaba que mis carnales de MOLOTOV se rifaran más, que tuvieran una vuelta a esa juventud loca y desenfrenada con acentos viscerales y ruidos cabrones que te inspiraran a salir a la calle a escupirle a Peña Nieto, marchar a favor de la cuarta transformación o viceversa.

Quizás, es más bien que estamos en los tiempos de los conciertos conceptuales, que los MOLOTOV ya son hombres maduros, de bien, que con tanta lana ya fueron absorbidos por el sistema y lo único de revolucionarios que nos queda de ellos, es el recuerdo de su loca juventud. 

En fin, chínguense el unplugged que está en YUTÚ. Si quieren, merquen sus tickets para el Metropolitan pal 9, 10 y 11 de noviembre y juzguen por ustedes mismos. Besos de PUTO el que no brinque el que no salte, para todos. 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑